domingo, 1 de enero de 2017

¡Feliz 2017!


Un año más. Ha sido rapidísimo. ¿Será la edad?  Que conste que no solo me siento joven sino que lo soy.

Ya sabéis de mi costumbre de hacer repaso del año. El comodín perfecto del que tiran todos los programas televisivos. Supongo que lo siguen haciendo porque hace tiempo que no veo la tele. Muy sano, oiga. La de cosas que retoma uno cuando dejas de hacerlo. Ayer nos pararon / abordaron en El Centro de Sevilla, alcachofa y cámara en mano y a pesar de que le dije que no intentó colarnos la pregunta: "¿tenéis nuevos propósitos para el año nuevo?". "¡Siempre!", le espeté. "¿Y cuáles?"me contestó esperando tirarme de la lengua, "Eso ya no te lo cuento".

Éste no ha sido un año muy allá. Lo podéis intuir porque no estoy siendo muy regular con las publicaciones. Pero yo soy fundamentalmente un tipo optimista y prefiero fijarme en lo positivo.

En lo fotográfico (y también en lo personal porque para mí es indivisible) este fue el año en el que me sentí parte de la ROSS, el año de Instagram (al que siempre mantuve ignorado) y el año de los viajes sin prisa, no para visitar sino para estar y pasear: París, Madrid, Ronda, Londres...

En cualquier caso, lo que quiere desearos el equipo de A Través del Cristal, o sea yo, es que todo os vaya bien en lo personal. Porque si eso va bien todo lo demás da igual.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

sábado, 24 de diciembre de 2016

¡Felices Fiestas!


Que pronto ha pasado un año. Cuando me he querido dar cuenta la fecha ya estaba encima. Y antes de ayer aún no sabía que foto iba a poner para felicitaros las fiestas. Ayer era mi primer día de vacaciones pero los bioritmos hicieron que me levantara como si no lo fuera. Así que en vez de ducharme y salir pitando me hice un café y me dediqué a cosillas domésticas y preparativos para el día de hoy. Subí la persiana y la luz del sol daba casi horizontal en las paredes del salón con tonos que no estoy acostumbrado a ver. El mini arbol de Navidad que tengo allí recibía una luz muy bonita y me dije: "creo que ya tengo foto para felicitar". Dicho y hecho. 

Y lo voy a hacer ya, porque después de darle al botón "publicar" me alejaré del ordenador y me dedicaré a quehaceres más propios de este día con la familia. Pero no sin antes acordarme de la "otra familia",  los que me leeis.

Pasadlo bien, pero sobre todo, pasadlo bien acompañados.

Felices Fiestas

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Anna Bolena




Que ganas tenía ya de volver a un sarao de éstos. El no haber podido asistir a la primera ópera de esta temporada ha hecho que reciba esta segunda con muchísimas ganas. ¡Lo que viene siendo habitual!.  Esta vez vine con los deberes sin hacer. No conocía la ópera y no tuve tiempo para buscarla y hacer una escucha previa, algo que me permita anticipar cosas durante la sesión de fotos. Así que nada, a dejarse llevar.

Escenografía a mi gusto: menos es más. Lo que quiere decir que hice muchas fotos. Iluminación justa para moverme entre 400 y 640 ISO y puntualmente a 800. A continuación una selección de fotos de las muchas que seleccioné para procesar. Espero que os guste esta vuelta a la actividad músicofoteril. Toda esta espectacularidad se estrena mañana jueves 8 en el Teatro de la Maestranza como siempre con el buen hacer de la ROSS en el foso y del Coro de la Asociación de Amigos de la Ópera sobre las tablas. 



lunes, 21 de noviembre de 2016

Retrotecnología

La otra noche vimos La Teoría del Todo, que aunque no me parece una película redonda nos gustó bastante. En parte por mi admiración hacia Stephen Hawking. Impresionante la interpretación de Eddie Redmayne, no ya por su parecido físico sino por la capacidad de interpretación con sus ojos, más que con su contorsionismo corporal para adoptar esas posturas imposibles en la silla de ruedas. LA mayor parte de la historia transcurre en Cambridge, un lugar que aún tenemos fresco en la retina Isa y yo. Y pensé que estoy retrasando demasiado una entrada adicional con fotos iPhoneras que tengo en mente hace ya semanas.

Disculpad que no esté publicando muy periódicamente en estos dos últimos meses. No os voy a aburrir con los motivos que son de lo más variados, incluyendo los de naturaleza técnica. Eso ha hecho que haya dedicado este domingo de lluvias a poner en orden mi archivo fotográfico que estaba sin organizar desde agosto. Una tarea sumamente aburrida que consiste principalmente en catalogar, clasificar, copiar en disco duro y recopiar en copia de seguridad. Algo que suena bastante aburrido porque lo es.

En eso de esperar que las barritas de progreso de copia se completen he estado probando las Nik Collection de Google, un software que añadido a Photoshop proporciona muchas herramientas y te permite simular fotografía analógica de la forma más increíble con control absoluto sobre lo que haces. Hablando mal y pronto, un Instagram profesional. No soy mucho de este tipo de cosas fuera del teléfono. No porque reniegue, al contrario admiro a quienes usan con maestría este tipo de recursos. Pero la mayoría de las veces este tipo de estética no congenia con el tipo fotografías que suelo hacer, especialmente si se trata de música y ópera.

Me resulta paradójico usar tanta tecnología para simular imágenes que parecen salidas de la fotografía en sus albores, con sus velados, arañazos, virados, arrugas en el papel... sólo que realizadas con cámaras que valen un par de miles de euros. Aún así creo que el software se va a quedar ahí instaladito porque seguro que ya le encontraré uso. 

Aquí os dejo una foto de Cambridge procesada con este software. Este rinconcito tiene buenos momentos en la película de la que os hablaba al principio.


Y otra foto más, esta vez de St. Paul en Londres, simulando Colodión Húmedo.


miércoles, 26 de octubre de 2016

La Lluvia en Sevilla... ¿es qué?

Sé que una buena parte de vosotros estaréis esperando ver la fotos de la primera ópera de esta temporada en el Teatro Maestranza. Lamentablemente no hay fotos de ese Tannhäuser. 

Me encantaria encontrarme al poetilla de tres al cuarto que acuñó la frasecita ésa de "La lluvia en Sevilla es una pura maravilla". Porque esa maravilla es la que ha hecho que este lunes a eso de las 10 de la noche estuviera iluminando con una linterna al electricista que estaba trabajando en mi casa. Avería que quedó provisionalmente funcionando hasta que ayer martes se terminó de reparar. Bueno, éstos son los problemas del primer mundo y tal como está la cosa no debería ni quejarme. 

Me sabe mal por esa parte de lectores fieles que en realidad son más aficionados a la música que  a la fotografía. Pero no me deis por perdido que nos vemos en la próxima. Mientras tanto y para que no quede una entrada sin su foto aquí os pongo el único beneficio de la lluvia intensa de este fin de semana.