lunes, 21 de noviembre de 2016

Retrotecnología

La otra noche vimos La Teoría del Todo, que aunque no me parece una película redonda nos gustó bastante. En parte por mi admiración hacia Stephen Hawking. Impresionante la interpretación de Eddie Redmayne, no ya por su parecido físico sino por la capacidad de interpretación con sus ojos, más que con su contorsionismo corporal para adoptar esas posturas imposibles en la silla de ruedas. LA mayor parte de la historia transcurre en Cambridge, un lugar que aún tenemos fresco en la retina Isa y yo. Y pensé que estoy retrasando demasiado una entrada adicional con fotos iPhoneras que tengo en mente hace ya semanas.

Disculpad que no esté publicando muy periódicamente en estos dos últimos meses. No os voy a aburrir con los motivos que son de lo más variados, incluyendo los de naturaleza técnica. Eso ha hecho que haya dedicado este domingo de lluvias a poner en orden mi archivo fotográfico que estaba sin organizar desde agosto. Una tarea sumamente aburrida que consiste principalmente en catalogar, clasificar, copiar en disco duro y recopiar en copia de seguridad. Algo que suena bastante aburrido porque lo es.

En eso de esperar que las barritas de progreso de copia se completen he estado probando las Nik Collection de Google, un software que añadido a Photoshop proporciona muchas herramientas y te permite simular fotografía analógica de la forma más increíble con control absoluto sobre lo que haces. Hablando mal y pronto, un Instagram profesional. No soy mucho de este tipo de cosas fuera del teléfono. No porque reniegue, al contrario admiro a quienes usan con maestría este tipo de recursos. Pero la mayoría de las veces este tipo de estética no congenia con el tipo fotografías que suelo hacer, especialmente si se trata de música y ópera.

Me resulta paradójico usar tanta tecnología para simular imágenes que parecen salidas de la fotografía en sus albores, con sus velados, arañazos, virados, arrugas en el papel... sólo que realizadas con cámaras que valen un par de miles de euros. Aún así creo que el software se va a quedar ahí instaladito porque seguro que ya le encontraré uso. 

Aquí os dejo una foto de Cambridge procesada con este software. Este rinconcito tiene buenos momentos en la película de la que os hablaba al principio.


Y otra foto más, esta vez de St. Paul en Londres, simulando Colodión Húmedo.


miércoles, 26 de octubre de 2016

La Lluvia en Sevilla... ¿es qué?

Sé que una buena parte de vosotros estaréis esperando ver la fotos de la primera ópera de esta temporada en el Teatro Maestranza. Lamentablemente no hay fotos de ese Tannhäuser. 

Me encantaria encontrarme al poetilla de tres al cuarto que acuñó la frasecita ésa de "La lluvia en Sevilla es una pura maravilla". Porque esa maravilla es la que ha hecho que este lunes a eso de las 10 de la noche estuviera iluminando con una linterna al electricista que estaba trabajando en mi casa. Avería que quedó provisionalmente funcionando hasta que ayer martes se terminó de reparar. Bueno, éstos son los problemas del primer mundo y tal como está la cosa no debería ni quejarme. 

Me sabe mal por esa parte de lectores fieles que en realidad son más aficionados a la música que  a la fotografía. Pero no me deis por perdido que nos vemos en la próxima. Mientras tanto y para que no quede una entrada sin su foto aquí os pongo el único beneficio de la lluvia intensa de este fin de semana.




viernes, 7 de octubre de 2016

Londres en Escala de Grises

Entre las muchas fotos de este último viaje he encontrado algunas que me ha parecido que ganaban procesándolas en blanco y negro. Curiosamente en lugares que son muy coloristas como los mercados de Leadenhall y el mercadillo de los sábados en Notting Hill

Leadenhall

Leadenhall

Notting Hill

Quizás las excusa para ello es que generalmente siempre me atrajo más el blanco y negro cuando el tema de la foto es más la gente que el lugar. Sin embargo muestro un par de fotos de la catedral de Saint Paul y el Puente del Milenio en las que ya no es válida esta excusa. Aquí las protagonistas son las líneas.



Apunte friki que desconocía: Leadenhall fue lugar de rodaje para los exteriores del Callejón Diagón en la primera película de Harry Potter.

Simplemente apunte: volveré con fotos en color sobre el mercado de Borough.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

El Fotógrafo Que Quería Ser Músico

En algún lugar de este blog una vez escribí, puede que incluso más de una vez, que soy un fotógrafo que disfruta haciendo fotos sobre música pero en realidad preferiría ser un músico que disfruta haciendo fotografías. Sí, ésas son mis dos pasiones, por ese orden. Porque puedo recordar cuando empecé a interesarme por la fotografía pero soy incapaz de saber cuando me enamoré de la música. Simplemente siempre estuvo ahí y probablemente la culpa la tiene mi madre que colocaba una radio a los pies de mi cuna cuando era un bebé porque decía que me relajaba mucho.

Todo esto viene a cuento por ese librito sobre la nueva temporada de conciertos de la ROSS que aparece en la foto. Entre las muchas imágenes que aparecen tanto de la orquesta al completo como de muchos de sus componentes como solista aparecen algunas fotos mías para las que fui invitado por la ROSS. Algo que me llena de orgullo como fan suyo que soy. Durante un par de días estuve en sus ensayos y en medio de ellos preparamos algunas fotos de conjunto.  Pienso que algún día deberíamos tener una sesión fuera del teatro y sé que ellos estarán encantados. 

Durante esos días en los que me moví entre los profesores para hacer mis fotos me sentí muy a gusto. Más músico que fotógrafo. Cuestión de hospitalidad. 






Con ustedes: la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y su director John Axelrod...




lunes, 26 de septiembre de 2016

De Cabras y Esparto

Ayer paseamos hasta Casabermeja en la provincia de Málaga. Una buena excusa para gastar la mañana del domingo y de paso aprovechar que se celebra la Fiesta de la Cabra Malagueña para degustar los productos derivados de este animal. Numerosos tenderetes donde probar y comprar quesos, carnes y otros productos típicos de la zona aunque no sean caprinos.

En la plaza había alguno artesanos de lo más variopinto y entre ellos me llamó la atención este muchacho haciendo trenzados de esparto. Hice una foto de sus manos con el iPhone para colgar en Instagram y le pedí permiso para hacer un retrato más intrusivo de él. Dos disparos, en los que esbozó la sonrisa que podéis ver.

Una foto publicada por Julio Rodriguez (@jrsvq) el

Me preguntó qué modelo de iPhone llevaba y mantuvimos una pequeña charla sobre el teléfono. Para mi sorpresa el muchacho era alemán.

Por cierto, el chivo al ajillo... exquisito. No quiero pararme en exceso en este punto para no levantar envidias.