Una de Cuarentena

Vista de la nueva web
Todo este tiempo quejándome de no tener mis ratitos para este blog... y ahora... ahora tengo tiempo para copiar la Wikipedia a bolígrafo. Intento ser optimista con la situación. Me fastidia tener que quedarme en casa justo en la mejor estación para vivir en Sevilla, la primavera. Hablo del clima, del olor a azahar, sentir que el sol se pone cada vez más tarde.

Nunca pensé que la terraza se iba a convertir en la zona más apreciada de mi casa. No hablo ya de los aplausos y los homenajes a los héroes de esta cuarentena. Hablo de mi fuente de luz solar,  de la oportunidad para enfocar mis ojos en un punto más lejano que los 4 ó 5 metros de distancia que  pueda tener la pared más lejana de mi casa.

Intento verlo con tanto sentido del humor como permite la situación porque para lo negativo basta con poner cualquier informativo en televisión.

Quieras que no, esto tiene sus ventajas. Tengo todo tan limpio, ordenado y equidistante que parece que vivo en Downton Abbey, sólo que no tengo criados ni tengo que decidir si visto informal para desayunar.

También he conseguido ver el fondo del cesto de la ropa sucia y he adquirido disciplina en la ingesta de alimentos. No para mantener la línea sino para no tener que volver al súper, que eso si que es una aventura en estos días. Por cierto, sigo comprando la misma cantidad de papel higiénico y con la misma cadencia de antes de la crisis, ¡cuidado con la tontería!.

He descubierto que mis vecinos cocinan bien. Como no cojo el ascensor subo por la escalera y en cada planta voy descubriendo olores que me hacen salivar. En el tercero hoy toca cocido y por el olor seguro que lleva pringá. En el quinto, sopa de pescado y el del sexto debe tener bien el colesterol porque olía a carne cosa fina.

También he descubierto que una bolsa del Mercadona doblada bajo el brazo es un salvoconducto para deambular sin autorización. Lo sé porque hoy en mi camino al contenedor de reciclaje he visto a una persona equipada de esta forma pero caminando en dirección opuesta al supermercado.

Pero vamos a lo fotográfico porque sin saber que me iba a hartar de estar en casa, me dediqué  tres semanas a rediseñar mi página web a ratos. Quería haberlo contado por aquí pero comprenderéis que desde la semana pasada no estábamos para otra cosa que para mirar las noticias. No me estoy refieriendo a este blog que tienes delante. Me refiero a la web que tengo como portfolio para mostrar mis fotografías más representativas y a la que se accede en www.julio-rodriguez.net o haciendo click en el enlace que está en la cabecera de este blog.

Hacía tiempo que quería darle un lavado de cara y añadir más contenidos. Mi amigo Ángel Soler me puso en aviso de que no necesitaba pagar por el alojamiento como venía haciendo hasta ahora. Mi suscripción a Adobe me permite tener espacio para tal fin y lo único que necesitaba hacer era redirigir mi dominio hacia el nuevo espacio. Así que durante un par de semanas me he dedicado a ratos a darle forma a ese espacio pero sobre todo a bucear en el archivo para incorporar más fotos ya que la interface de la plataforma hace muy sencilla esta operación, cosa que antes me daba mucha pereza con la plantilla de Wordpress que usaba.

Daos una vuelta por ahí si estáis ociosos en casa o queréis hacer una pausa del teletrabajo o de la monitorización de las tareas escolares de vuestros hijos.

Y si sois de los que estáis dando el callo ahí fuera en cualquier de sus formas, pues ánimo y un millón de gracias. Lo que estáis haciendo no tiene precio.

Aún así, por si os da pereza, os dejo aquí algunas fotografías que tenía olvidadas o que he redescubierto cuando buceaba en el archivo. Otras son viejas conocidas pero con un nuevo procesado. Eso sí, que sepáis que en la web hay montones, muuuuuuchas más.

Ejemplos:

Escena de Las Bodas de Figaro, Iluminación de ventana al amanecer

Foto que en su momento ignoré en favor de otra parecida con algo más de luz. Aunque el mérito no es mío sino de la gran iluminación que tuvo estas Bodas de Fígaro en el teatro Maestranza.

Final del primer acto de Tosca

Reprocesado de una Tosca que ahora muestra más detalles en las sombras.

Nacho Duato, en un momento de su coreografía Alas

Nacho Duato en su coreografía Alas, en el Teatro Real de Madrid

Ennio Morricone dirigiendo a la ROSS

Ennio Morricone en Sevilla, ¡una diapositiva escaneada!

Ensayo de la ROSS bajo la dirección de John Axelrod

La ROSS al completo en un ensayo al frente del maestro Axelrod.

Como dicen en la tele: todo esto y mucho más en

¡Cuidaros mucho!

Comentarios

  1. ¡Hola Julio! Estoy aquí peleándome con la vpn del trabajo, así que después de que me eche unas cincuenta veces he preferido tomarme un Kit-Kat informático. Llevaba tiempo queriéndome pasar por aquí para ver cómo estabas afrontando la cuarentena, pero entre unas cosas y otras no me ha dado lugar. Todo este tiempo lo que más liado me ha tenido es el bregar con los peques y sus tareas escolares. ¡De ésta salgo para que me encierren!
    Bueno, espero que estéis bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, la foto de Nacho Duato es brutal, y la de Tosca me encanta!! Esas puestas en escena tan curradas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Samson Et Dalila

Samson y Dalila en Escala de Grises

Cuarteto Emispherio