lunes, 27 de febrero de 2017

Jesús Sancho Velázquez

Jesús es un artista. Y siendo yo sevillano se podría pensar que le aplico el adjetivo en esa forma tan andaluza que denota cierta mezcla de compadreo y admiración. Aunque teniendo en cuenta que el 110% de las veces que hablo en este blog lo hago sobre música, muchos pensarán que lo digo porque es músico. Y lo es, pero este motivo se queda un poquitín corto. Jesús es violín de la ROSS y compositor y no contento con ello es collagista. ¿Se puede decir esto? ¿No? Pues nada... que iba diciendo que también se dedica a hacer collage. Dicho esto creo que podemos llegar a la conclusión que llamarle artista no sólo está justificado sino que resulta más que adecuado.  Era de esperar, en su familia nadie tiene una profesión corriente. Aunque al arte yo nunca lo llamaría profesión sino devoción. Y al paso que vamos en este país acabará siendo sólo lo segundo. Me enredo.

A Jesús lo conozco hace ya tiempo de la Sinfónica de Sevilla y de otros proyectos musicales. No hace mucho hablaba de la Teoría de los Seis Grados y por culpa de Jesús voy a tener que tomármela más en serio. Años ha, haciendo turismo por Córdoba conocí a su hermana de la forma más inesperada en una tienda de artesanía. Así, sin que nadie nos presentara. Resulta escalofriante ¿no?. Lo mismo tengo conocidos comunes con Donald Trump y eso no me hace ni puñetera gracia. Me sigo enredando.

Lo que intento contar es que hace unos días quedamos en su apartamento donde pude ver su obra. Por toda su casa. Literalmente. Y yo, que soy muy así, aproveché para hacer un par de retratos rápidos.



Lo realmente importante de esta entrada es que su exposición Composiciones de Papel se inaugura el próximo miércoles a las 21 horas en la Sala El Cachorro, en calle Procurador, 19. Triana por más señas. Podréis disfrutar de su colección de collages abstracto durante todo el mes de Marzo.

Sí, sí, ya lo sé. Olvido comentar los aspectos técnicos de las fotos. Poco equipo. Usé en ambos retratos un 24-70mm f2,8L que uso muy de tarde en tarde. En la primera foto hay un flash 580EX con un difusor de capuchón disparado remotamente y dispuesto a menos de medio metro aproximadamente para hacer la iluminación más dura y oscurecer el fondo. Fotografiando muy de cerca. Escogí esta forma para tratar de evitar que salieran en el fondo los objetos de la casa.

En la segunda el mismo flash pero disparado a través de un Lastolite translucido de 50 cm de diámetro que plegado cabe perfectamente en el bolsillo de la bolsa de fotografía que a veces hasta me olvido de que lo llevo.

¿Qué más queréis que os cuente?

No hay comentarios: