jueves, 14 de mayo de 2009

Yo estuve allí...

En realidad siempre he estado.

A raíz de crear recientemente una cuenta de Flickr he vuelto a caer en la cantidad de fotos que he hecho, que me gustan y que no han visto la luz bien en mi web o en este blog. Casi siempre motivado por tratarse de fotos aisladas o insuficientes para crear una nueva galería monográfica sobre un tema concreto.

En versiones anteriores de mi web principal tenía una galería miscelanea que con posteriores rediseños fue desapareciendo. Por cierto que ya va tocando lavado de cara de la web, pero hace falta que me entren ganas de hacerlo. ¡Paciencia! (Lo digo en voz alta para obligarme a hacerlo pero lo cierto es que llevo mucho tiempo diciéndolo y aún estamos en ésas, en la intención).

Ahora que estoy lanzado con este blog y publicando con un poco más de constancia creo que sería buena idea crear un post de vez en cuando con fotos de esas ciudades que he visitado alguna vez y de las que tengo bastantes fotos. Tranquilos, no serán fotos de móviles. Las que habéis visto en este post son de ciudades como Córdoba o Madrid que visito con más o menos regularidad tanto por trabajo como por placer y por ello a veces salgo a pasear sin cámara.

En cualquier caso empezaré por Sevilla, mi ciudad natal y donde resido. El motivo: hay mucha foto en la web, pero casi todo gira en torno a Semana Santa y algún apunte sobre la Feria de Abril pero poco de otras cosas. Pero por mucho que algunos se empeñen esta ciudad es mucho más que esos dos eventos. Lástima que culturalmente los políticos se encarguen de anularla una y otra vez.



Los que me conocen dicen que soy un sevillano atípico. Que no parezco andaluz. No estoy apegado a las tradiciones. Por si fuera poco tengo piel clara y ojos azules (tranquilas chicas, esa combinación no implica belleza).

Pero estos detalles no implican que no me guste Sevilla. Al contrario, tengo mis rincones favoritos. Y también muchas fotos de ellos. De unos más que otros. Y esas preferencias están muy apegadas al río Guadalquivir. No me negaréis que las ciudades con río tienen algo especial.



De vez en cuando me gusta hacer de guiri en mi propia ciudad. Algo que no me resulta dificil dado mi aspecto físico con piel y ojos claros. Sólo es cuestión de contexto. No es lo mismo verme en el supermercado haciendo la compra que paseando por el barrio de Santa Cruz mientras hago fotos.

Son muchos los que han hecho turismo por los sitios más variados de nuestra geografía y el extranjero que sin embargo desconocen su propia ciudad. Si perteneces a este grupo, ánimo: te lo vas a pasar bien hagas o no fotos. Sólo pruebalo y hazlo con la calma que concede el saber que vives en esa misma ciudad y que no tienes que regresar en una fecha límite. Las fotos de esta entrada proceden de esos paseos con el modo turístico en ON.


Anochecer en el puente de Triana

Una costumbre que se ha ido imponiendo casi sin darme cuenta es la de estrenar cámara y probarla en el barrio de Santa Cruz, acabando siempre en los Reales Alcázares. Es como mi banco de pruebas. Por cierto, dentro de poco tocará hacer otro test... :-D

Esta es una de las primeras fotos que hice con una recien estrenada Canon EOS 10D

Ésta es la valla publicitaria más vieja que existe en Sevilla. Se decía que era el único coche que circulaba en dirección prohibida en esta ciudad ya que la calle Tetuán tenía sentido contrario (actualmente peatonal).




Preludio a la siesta en una estancia de los Jardines de los Reales Alcázares de Sevilla

No hay comentarios: