Un Billete Para Tomar La Máquina del Tiempo

Las tardes de calor al abrigo del aire acondicionado, nótese la fina ironía, invitan a poner orden en el archivo incluyendo las fotos recientemente hechas.
En estas últimas entradas sobre Lisboa no incluí esta foto por ser estilísticamente muy diferente de las que publiqué. Pero ahora, al volver a pasar sobre ella no me resisto a mostrarla. Probablemente es la foto que más me gusta de todas las que hice. Creo que no dejo de relacionar intensamente la ciudad de Lisboa con el blanco y negro. Buena prueba de ello es esta foto. Una vista a través de la ventanilla del tranvía de la línea nº 28, la más turística, la más transitada por los carteristas, pero la ruta con más encanto. Es la prueba de que los viajes en el tiempo existen.

Comentarios

  1. Qué foto tan proustiana!... mirarla es ir sentada a ventanilla sintiendo el el desequilibrio del tranvía al tomar la curva... qué poder de evocación!

    Aunque no te diga (hoy me han interumpido tres veces queriendo escribir un comentario) sabes que continúo viendo tus entregas,,, y que me interesan

    Te va bien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo bien por aquí. Relajado, aunque sin dejar de hacer fotos. :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Adriana Lecouvreur

El Infiltrado

Retorno a Úbeda con el Modo Turista ON