lunes, 16 de agosto de 2010

Cacharro Nuevo... Vaaaale, no tan nuevo... (actualización)

Actualización: Cuando decidí comprarme esta cámara hice los deberes antes y busqué por internet alguna información que me indicara la posibilidad de una posible actualización de esta cámara. No encontré nada al respecto. Todo los rumores apuntaban a la réflex Canon 60D. Pocos días después de la compra apareció una información en Canon Rumors de un modelo llamado S95. Y dos semanas después la confirmación oficial de Canon. Para aquellos que hayan llegado aquí buscando información sobre la S95 decir que todo lo que lean a continuación es válido para ambos modelos con la salvedad de añadir vídeo HD 720, un modo automatizado para fotografía HDR y un nuevo tipo de estabilización de imagen para el modo macro como características más relevantes junto a otras pequeñas de carácter más accesorio). El sensor es el mismo en ambos modelos.


Al menos dos personas exclamarán al leer esta entrada... ¡pero mira que eres débil!, Pues sí. ¡Qué le vamos a hacer!. En los siguientes párrafos lo comprobaréis. Si habéis leído las entradas más recientes sabréis que mis últimas batallitas fotográficas tuvieron lugar en Úbeda, lugar de donde siempre vengo con un puñado de anécdotas fotográficas, musicales y de índole personal. Y ésta es una más de ellas.

Esto de internet tiene algo curioso, y es que al igual que el mundo, es un pañuelo. Y no imaginas que acabarás conociendo en un festival de música de cine a un bloguero que escribe sobre temas que no tienen nada que ver ni con la música ni con la fotografía pero al que lees con frecuencia.

En cualquier caso la última noche del festival iba en busca de unas tapas con dos amigos, Sergio y Elphaba, también blogueros ellos... !Dios, esto parece una película de serie B... La Invasión de los Blogueros Mutantes!

Y al pasar por una placita nos encontramos con Berto Pena, a quién conocí accidentalmente el año pasado por culpa de una tapa de objetivo Nikon. Pero como diría Michael Ende, ésa es otra historia y será contada en otra ocasión. Lo realmente importante es que yo no sabía que era el autor de un blog que leo a menudo: ThinkWasabi.

En una conversación breve con Berto y con el inevitable tema Canon vs. Nikon, de repente adopta un tono más solemne y me dice lo siguiente: tienes que probar esto... y me puso en la mano lo que habéis visto en la primera foto de esta entrada.

Y no pude verme a mí mismo desde fuera pero estoy seguro que los ojos me brillaron: ¡¡¡La S90!!!. Era una cámara que tenía puesta en mi punto de mira desde que este invierno la vi en una tienda de Madrid. Mientras el dependiente me atendía en realidad mi oreja derecha estaba pendiente de lo que el otro dependiente le contaba sobre esta cámara al cliente que estaba a mi lado. He mirado muchas webs y fotos en flickr hechas con esa cámara. Pero Berto consiguió en cinco minutos vendérmela aún más si eso era posible. Una explicación sencilla pero contundente de sus virtudes y una foto a 800 ISO in situ obraron el milagro.

Durante mucho tiempo realmente lo que me apetecía era tener una cámara de la que no me acordase para nada excepto en el momento en que la foto se cruza por delante. Y aquí es donde entra la Canon Powershot S90.




Así que ya podéis suponer que en la primera foto, no sólo la mano sino la cámara, me pertenecen. Aun no he tenido tiempo de probarla a fondo. Sólo he salido una vez a la calle con ella aprovechando mis paseos de tarde/noche con la bici. Así que de momento os dejo esta primera muestra cámara en mano.

IMG_0166
Fotografía tomada con la S90, cámara en mano.
RAW procesado en Photoshop con la opción "Como se ha tomado".



Mis otras compactas:

En la época de la fotografía analógica usaba una Olympus µ II como cámara bolsillera. La compañera perfecta para cuando quieres ir a cualquier sitio despreocupado sin dejarte la cámara en casa. Recuerdo usarla en Nueva York en el año 2000. La cargaba con Kodak Tri X forzada cuando salía por la noche a cenar y paseaba de regreso al hotel. Con óptica f2,8 era la combinación perfecta para fotografiar por la noche.

Cuando llegó lo digital era muy reacio al cambio. Y como me daba miedo tirarme a la piscina de los píxeles quise hacer mis primeras pruebas con una compacta avanzada, la Canon Powershot G5 antes de pasar a la primera réflex digital. Comprada en 2003 sigue dando la talla a día de hoy y además sigo usándola con bastante frecuencia (la cabecera de este blog está hecha con esta cámara). Ha sido una cámara que me ha dado muchas satisfacciones y seguro que aún lo seguirá haciendo.

IMG_0457
Foto tomada con Powershot G5 en un mercadillo al aire libre en día nublado.

La única pega que le he encontrado a esa G5 es que lo de “compacta" es relativo. Es incomoda para colgarla de un cinturón y normalmente la llevo colgada del hombro, a veces, en una funda Lowepro y a veces sin nada. Aunque muy cómoda de usar, la G5, no deja de recordarte que llevas cámara encima. Por la sencilla razón de que no cabe en un bolsillo. La serie G ha ido mejorando con el tiempo no sólo en prestaciones sino en tamaño. Pero siguen estando un poco por encima del estándar bolsillero.

En 2004 hice parte del Camino de Santiago con una clara intención fotográfica y opté por llevar la G5 en lugar de una pesada réflex. Porque a la hora de caminar bueno es deshacerse de cualquier peso innecesario. En esos momentos usaba una Canon 10D y aún con un par de objetivos fijos, como suele ser mi costumbre, me parecía demasiado engorro. Quería que la cámara fuera una extensión de mí. No un estorbo. Y los resultados me dejaron muy satisfechos. Tanto que si repito la experiencia es bastante seguro que lo haga de forma similar.

IMG_0162b

IMG_0566

IMG_3991_RT8

IMG_0342_RT8

IMG_4234
En este enlace podéis ver más fotos del Camino de Santiago en flickr.
Y un mayor número en www.julio-rodriguez.net con pies de fotos explicativos.


Sobre aspectos técnicos de la Canon Powershot S90.

Aunque este blog no se caracteriza por hacer reseñas de cacharritos, voy a justificar el deseo de tener esta cámara contando por encima algunas de sus virtudes más destacables:

  • Tamaño de compacta (más aún si tenéis en cuanta que no tengo manos muy grandes)
  • Dispara en formato RAW (para mi, es la Gran Justificación)
  • Óptica luminosa f2.0 en la posición de 28mm
  • ISOs altos con muy poco ruido para ser una compacta. (Usa el mismo sensor de la G11)
  • Posibilidad de usar la cámara con modos de prioridad al diafragma y a la velocidad así como absolutamente manual.
  • Alta usabilidad gracias a que las funciones más habituales están a la mano con una sola pulsación.
  • Alto grado de personalización para ser compacta:
    • Podemos determinar que función tendrán el dial giratorio en la base del objetivo (gran invento).
    • Botón de acceso directo programable por el usuario.
    • Posibilidad de crear un menú a nuestra medida con lo más utilizado.
    • Posibilidad de crear una configuración personalizada para incluir en el dial de selección de modos.


Y podría decir más cosas porque realmente es completita. Pero como detalle del nivel de configuración, decir que se puede programar el disparo con retardo pudiendo seleccionar de 1 a10 disparos con retardos de tiempo de 1 a 30s programables en intervalos de 1s. Ahí es nada.

¿Defectos? Sí, por supuesto.

  • No me gusta la tapadera tipo cortinilla que protege el objetivo en reposo. La veo sumamente frágil. No me importa tener el tapón de toda la vida.
  • No lleva vídeo HD 720 que si incluyen hermanas menores. Pero entre un RAW y un vídeo HD me quedo con lo primero. 

Enlaces de Interés (en inglés):

Kent Rockwell: reseña y pruebas de campo con bastantes fotos.
The Luminous-Landscapes: Reseña y pruebas de campo.
Dpreview: La reseña exaustiva a que nos tienen acostumbrados.

6 comentarios:

Ángel Soler dijo...

¡Enhorabuena Julio!, me parece una cámara perfecta para llevar siempre encima y nos dará la posibilidad de disfrutar de muchas mas fotos tuyas.

Elphaba dijo...

Como persona que presenció el momento en que te enamoraste de la S90, y una de las dos que te van a decir "pero mira que eres débil" (de hecho ya te lo había dicho XD), te puedo contar que no solo te brillaron los ojos, sino que pusiste cara de pervertido acechando a la presa XDDDDD.

En fin, que tus ejemplos de muestra, como siempre, lo que me dicen no es lo buena que es la cámara, sino lo estupendo que es el fotógrafo.

Daniel dijo...

Yo también le tengo echado el ojo a esa camarita. Para los usuarios de SLR, me parece la compacta perfecta para llevar siempre encima.

Un abrazo!

Dani

Julio dijo...

Ja, ja, jaaaa... Ellphaba parece que me hayas descrito como un Gollum mirando el Anillo. ¡My preciouuussssss!.

Krles dijo...

Mi experiencia con la G9 es absolutamente satisfactoria, y ahora que cargo con un camarón reflex de prestado, hay momentos que la añoro.

La calidad óptica, por lo pequeños que son el objetivo y el sensor, son sorprendentes.

Mis mayores críticas son el ruido a ISO alto, aunque esto tengo entendido que se ha mejorado en los nuevos sensores, y le he echado de menos el bokeh, algo a lo que tú eres bastante aficionado. Pero no se puede tener todo...

De hecho, sigo deshojando la margarita.

Julio dijo...

Krles, la serie G no tiene desperdicio. La decisión de comprarme la G5 la tomé después de ver las fotos de alguien en internet con una G2 y una G3 (la G4 no existe porque al parecer ese nombre suena a palabra fea en japonés, o eso leí por ahí).

Con la G10 estuve muy tentado de caer. E igualmente con la G11 sobre todo cuando supe que habían mejorado la cuestión del ruido. Así que el saber que la S90 incorporaba este sensor fue determinante, con la ventaja de tener una apertura un pelín más grande y además la reducción del tamaño de la cámara.

Sí, es verdad. Echo de menos el bokeh que ya sabes que tanto me gusta pero es algo que por el momento veo lejano en las compactas. Sensores pequeños requieren ópticas con distancias focales extremas (la S90 tiene el equivalente a un zoom 28-105mm pero en realidad es un 6-22,5mm). Como consecuencia casi todo está a foco y no digo nada si cierras un poco el diafragma. Pero como tú dices no se puede tener todo. Y así de paso justificamos el gasto en réflex carísimas. :-D

Ya me contarás al final qué te ha dicho la margarita.