miércoles, 24 de agosto de 2016

Gershwin by Wilson

Puede parecer que tengo colgado el cartel de "cerrado por vacaciones" pero los contadores de las cámaras dicen lo contrario. Casi 2000 fotos entre réflex, compacta y iPhone. Empleo algunos tiempos muertos entre los paseos, los helados, y las tumbadas en la terraza hasta las dos de la mañana para poner orden, desechar y procesar. Sin prisas... que es verano.

En medio de este despliegue de actividad veraniega hemos hecho una pausa para marcharnos unos días a Londres y en un alarde de originalidad hemos seguido paseando de lo más tranquilo. Y nuestro máximo esfuerzo fuera de eso estuvo en acudir a un par de espectáculos.

Volvimos al Royal Albert Hall para ver a John Wilson y su Orquesta. Sigo a este hombre desde hace mucho tiempo. Me gusta atesorar sus discos y sus conciertos retransmitidos por la BBC. En 2013 tuvimos la oportunidad de verlo por primera vez en directo en un concierto dedicado a la música de cine del Hollywood clásico: Rózsa, Tiomkin, Herrmann, Waxman... Es un formidable orquestador y arreglista y su labor recuperando partituras ya perdidas de los musicales de MGM no tiene precio. Por otra parte su orquesta es absolutamente fantástica y la sección de metales lo borda.

En esta ocasión se podría decir que el concierto estaba hecho a mi medida pues estaba dedicado a George e Ira Gershwin. Compositor y letrista por los que tengo auténtica devoción. Quizás ya lo haya dicho en este blog, pero mi devoción por la música de los Gershwin en cualquiera de los géneros que tocaron sólo es comparable a la que profeso por la música de John Williams. Las versiones de Porgy and Bess son casi incontables pues dependiendo de por quien sea interpretado lo puedo encontrar en un estante totalmente alejado de otro. Aunque si tuviera que escoger una versión sería probablemente la de Louis Armstrong y Ella Fitzgerald.

En esta ocasión no se trataba de Porgy and Bess sino del Gershwin más cinematográfico, el de musicales como An American in Paris, Girl Crazy o Funny Face. Para mí la asistencia estaba más que justificada sólo por dos de mis canciones favoritas: But not for me y Someone to watch over me. Aunque el problema más grave para mí habría sido decidir qué era lo que menos me gustaba porque el programa parecía diseñado por mí incluyendo la suite de An American in Paris que levantó al público de forma tan increíble que pienso que la razón para que no hubiera bises es que se estaba retransmitiendo para el segundo canal de la BBC en televisión y no podían prolongar la retransmisión.

En este enlace podéis escuchar la retransmisión de la BBC para la radio y estará disponible 19 días contando desde hoy.

Por supuesto, fui en modo espectador, pero aún así me llevé mi compacta para hacer una foto durante los aplausos finales. 


Sí, ya sé que me he ido demasiado por las ramas para poner una única foto. Pero me apetecía compartir esto y me consta que este blog aunque de fotografía tiene muchos melómanos como lectores. Podéis ir suponiendo que se acercan entradas de marcado aire británico.

  • Nota friki: la primera vez que presencié una ópera en vivo como espectador fue Porgy and Bess en el Maestranza y el primer disco de música clásica que me compré fue la Rapsodia en Azul por Leonard Bernstein.

  • Nota no tan friki: ¿De verdad hacía falta el brexit?


2 comentarios:

Carmen dijo...

HAPPY SUMMERTIME!
Buen plan, melómano irredento.

De veras han programado Porgy and Bess en el Maestranza? Pues debió ser hace muchiiisimo tiempo porque yo no la he visto, además... no la he visto en vivo nunca.
Un placer leerte y ver tus fotos.
Un abrazo. Carmen

Julio Rodriguez dijo...

Jajajaja, feliz verano también para ti.

Pues he tirado de internet y eso fue hace nada más y nada menos que ¡¡¡24 años!!!!
Cuando yo tenía exáctamente también ¡24 años!.

¡¡¡Un abrazo!!!