lunes, 6 de junio de 2016

Korzeniowski by Rodríguez


Llevo retrasando esta entrada desde que a mediados de febrero salió a la venta el último CD de Abel Korzeniowski. Tenía imágenes de la portada y del interior del libreto pero me hacía ilusión hablar de él teniéndolo en las manos. Caldera Records me envió ejemplares rápidamente pero la fortuna quiso que en algún lugar entre Alemania y Sevilla se perdieran nada menos que dos paquetes. Pensemos que en algún lugar hay un funcionario de correos, no sabemos de que país, que está contribuyendo a la difusión de la obra de Korzeniowski.

Finalmente he logrado tener tres ejemplares en mi poder y por fin he podido apreciar esta música temprana de un compositor al que sigo de cerca desde que lo descubrí en A Single Man, música de la que me enamoré sin ni siquiera haber visto la película de la que es banda sonora.

Muchas veces descubres un disco con el que disfrutas, buscas más sobre el mismo autor esperando encontrar más música con la que regodearte y no son pocas las veces en las que te decepcionas comprobando que ese disco fue sólo fue un mirlo blanco. Éste no es el caso. Los trabajos posteriores de Korzeniowski no sólo están a la altura sino que pueden seducirte aún más. Me pasó con W.E. y también con Romeo and Juliet. Hablamos de cine y de banda sonoras, pero no sólo cine, pues en pleno auge de las series de TV también ha puesto música a la serie Penny Dreadful.

Por ese motivo no pudo ser más gratificante que Abel expresara su deseo de emplear mis fotos en un disco recopilatorio de sus obras más tempranas, la mayoría de ellas compuestas para obras de teatro. Son fotos que pude hacer en el extinto Festival de Música de Cine de Córdoba donde contradictoriamente, la fotos que en apariencia podrían haber sido más preparadas, fueron las que se hicieron a salto de mata. Apareció antes del concierto con la sala vacía por el patio de butacas y ésa fue mi oportunidad. Nada de luces auxiliares ni flashes, sólo disparar rápido porque pronto empezaron a aparecer personas por las butacas que estaban en el tiro de la cámara.

Ya son bastantes los trabajos convertidos en portadas pero hacía tiempo que no me quedaba tan a gusto con el trabajo final como en este caso. Y no sólo por el buen tratamiento y mimo que Luis Miguel Rojas le ha dado a mis fotos. Es que el libreto interior y los CDs están llenos profusamente de fotos. Creo que el único lugar donde no hay foto es ¡en el lomo!


Al citar a Luis Miguel caigo en la cuenta del cosmopolitismo de este disco, que  va de la música de un compositor polaco afincado en Estados Unidos, producido por una discográfica alemana, diseñado gráficamente por un argentino y fotografiado por un español. Casi parece el comienzo de un chiste.


Detalle del interior del libreto
El martes por la tarde llegué a casa con el paquete de CDs. Abrir un CD o un vinilo conlleva cierta ceremonia para mí. No les quito el celofán si no los voy a escuchar inmediatamente. Sería como descorchar una caja de vino entera para beberse una sola botella.



Procuro que la primera audición siempre sea una escucha atenta, consciente. Nada de hacerlo mientras estás haciendo otra cosa que requiera demasiada atención. Porque las primeras impresiones determinan mucho. Procuro mantener este punto incluso cuando compro CDs a través de Amazon y te permiten hacer la descarga en MP3 antes de que el disco llegue a tu casa. Reconozco que soy un poco insoportable cuando escucho música de esa forma porque se me nota en la cara que no  me gusta que me hablen, me distraigan o que simplemente haya ruido en la misma habitación. Que le vamos a hacer. Ser simpático todo el tiempo es difícil.

Este CD tardará en encontrar su lugar definitivo en la estantería. No porque no lo tenga. Está claro que estará al lado de los otros Korzeniowskis. Pero creo que me gustará encontrármelo cerca del reproductor cada vez que me acerque a poner cualquier otro disco.

C14_0482

4 comentarios:

ALLWebber dijo...

Enhorabuena. En esta ocasión el caramelo es muy bueno, pero si el contenido está muy bien, el envoltorio está a la altura.

Julio Rodriguez dijo...

Gracias Paco, me alegra que te guste. Que yo sé que tú aprecias tanto el contenido como el continente. Y aquí lo importante es el contenido. Búscale un sitio bonito en tus estanterías. Un abrazo.

Javier Jiménez dijo...

Un contenido bueno sin un continente mejor, no es ni de lejos lo mismo. Enhorabuena.

Sergio Arán dijo...

Me sumo a las felicitaciones. Y lo orgulloso que estamos de ti los que te queremos.