viernes, 12 de julio de 2013

Batutas en Blanco y Negro

Como todos los años desde el 2006, llega mi cita con la música de cine, antes en Úbeda y ahora en el Festival Internacional de Música de Cine, Provincia de Córdoba. Unos días para admirar de cerca a compositores unas veces idolatrados, otras no tanto pero en cualquier caso dotados de la capacidad de ponerle alma a las imágenes de una película incluso cuando deciden que una escena no necesita música.

Mentiría si no dijera que una de las cosas con la que más disfruto es con la posibilidad de reunirme con un montón de frikis. Frikis sanos, expertos en bandas sonoras pero también en bootlegs, expandidos, limitados, descatalogados, rechazados, promos... palabrejas raras que fluyen constantemente en las conversaciones de estos locos que incluso pertenecen a clanes: "¿Fulanito?, ah sí, me han dicho que es de Zimmer pero que se junta con uno que es muy de Horner".

A un par de estos tipos los conocí en la vida real™ en el año 98 cuando coincidimos en un concierto de Jerry Goldsmith en el Teatro Maestranza de Sevilla. Antes de eso sólo habíamos intercambiado correos electrónicos en la primera lista de correos sobre música de cine que existió en España, Listasonora. Quiso el destino que nos convirtiéramos en amigos y desde entonces se han ido incorporando algunos más por el camino.

Así no es de extrañar que me lo pase genial en estos días porque cuando no ando haciendo fotos de lo que tanto me gusta ando entre personas a las que tengo en gran estima.

Este año iba con los días muy justo por motivos laborales y llegué con solo 5 minutos de antelación desde Sevilla directo desde el parking al teatro Góngora sin soltar siquiera mi equipaje en el hotel. En tres días y pico fotografié cuatro conciertos y un ensayo.

En general estoy contento con las imágenes que me he traído de vuelta incluso a pesar de que habría sido posible traer más si no hubiese tenido algún que otro problema con las iluminaciones de los conciertos o con la presencia masiva de micrófonos en el escenario que impedían componer la imagen de forma limpia. Es por eso que el mayor número de fotos válidas las he obtenido en el ensayo previo al concierto en el Gran Teatro de Córdoba.

Por otra parte los compositores a la batuta han sido de lo más variopinto. Desde los más estáticos a los más expresivos. Sin duda alguna éste ha sido el año de Roque Baños, no sólo porque se metió al público en el bolsillo en una sola pieza de pocos minutos sino también porque fue capaz de servirme un buen número de imágenes muy expresivas y fuertes donde se aprecia los esfuerzos por transmitir al coro y la orquesta el carácter de lo que se interpretaba.

En esta entrada colocaré una selección de fotos en blanco y negro. No están todos los compositores pero ya irán apareciendo en otras entradas. Para el acabado final de las fotos he empleado el software DxO Labs con el fin de dotarlas de textura de películas blanco y negro de la era analógica. Hace bastante que tengo este software pero hasta ahora sólo lo había empleado en impresiones en papel a gran tamaño pues es ahí donde realmente luce el grano. El resultado son imágenes más contrastadas donde encontramos en una misma foto negros y blancos muy puros y que me resultan bastante atractivas probablemente porque me llevan de vuelta a ese tiempo en el que prácticamente solo usaba carretes en blanco y negro. Y de paso es un respiro para variar un poco de tanta imagen digital donde se puede ver prácticamente todo.

C13_0066b
Peter Bernstein, hijo del gran Elmer Bernstein
C13_1693b
Roque Baños interpretando con rabia durante un ensayo su música para Evil Dead
C13_1927
Federico Jusid
C13_1938
Federico Jusid
C13_1409
El siempre expresivo Arturo Díez Boscovich, al frente de la Sinfónica de Córdoba
C13_1093
Durante el ensayo
C13_2014
El Concierto

Próximamente más en color...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Magistral, como siempre.
Me ha encantado el blanco y negro tan puro. Enhorabuena, por un trabajo tan bien realizado.
Deseando ver más en color, ya sabes que adoro todas las fotos de música.
ALMURABI

Julio Rodriguez dijo...

Gracias Almurabi. Después de una semana procesando RAWs a ratos ya solo me queda hacer selección de la selección y decidir como agrupar las fotos para ir colocándolas aquí.

La verdad es que yo estoy encantado con este software porque me devuelve a esa época en la que revelaba mis propias fotos siempre con papeles duros porque me gusta el contraste.

Nos vemos por aquí.

Carmen dijo...

Qué perfección!
Me alegro de que haya sido tan gratificante.

Precisamente cabo de ver las fotos de Josep Brangulí y Santos Yubero publicadas El País.com. Hacen sentir la nostalgia del blanco y negro no sólo a los fotógrafos.
Saludos

Julio Rodriguez dijo...

El blanco y negro nunca morirá, ni siquiera en el cine...