miércoles, 2 de noviembre de 2011

50mm

Hace tiempo que quería encontrar una excusa para contar aquí que este verano incorporé un nuevo objetivo al equipo. Quería hacer una entrada donde las fotos fueran la excusa perfecta para usarlo. Pero dado que últimamente no es tiempo libre de lo que dispongo y que no me aguantaba más, aquí van dos fotos hechas por casa. En realidad hay varias fotos que en las últimas entradas están tomadas con este nuevo 50mm. Solo que en ellas tenía otras cosas más importantes de que hablar.

Se trata del 50mm f1,2L de Canon. Hace unos 15 años que venía disfrutando del equivalente en f1,4. Un objetivo realmente excelente con un precio que no está nada exagerado. Pero tras tanto tiempo de uso a veces se pone un poco tonto porque el anillo de enfoque no va precisamente suave. Así que decidí sustituirlo y ya que estábamos...

Hay que tener un poquito de cuidado con este objetivo porque a apertura máxima decir que la profundidad de campo es mínima es quedarse corto y muy especialmente si fotografiamos a distancias muy próximas al sujeto. Eso sí, el bokeh es precioso y la suavidad de los desenfoques es asombrosa, según Canon debido a su diafragma circular.

En algunos sitios he leído de fotógrafos que no tienen una experiencia satisfactoria buscando el foco cuando este objetivo se monta en una 5D Mark II y se usa en las aperturas más grandes . Ésa es precisamente la cámara donde más veces lo he usado y debo decir que hasta el momento la experiencia es muy satisfactoria.

Aquí van un par de esas fotos de hoy, ambas a diafragma f1,2.

IMG_5530IMG_5527

4 comentarios:

Jose Francisco Góngora Pellicer dijo...

Magníficas fotografías hasta cuando ensayas profundidades de campo. El desenfoque es realmente precioso. Tendré que añadirlo a mi lista de material "anhelado".

Julio Rodriguez dijo...

Gracias. Aunque ya tengo al piano aburrido de ser el sujeto experimental :D

Sergio Arán dijo...

Yo no le encontrado el punto al objetivo de 50 mm. Ya sabes que no soy, ni de lejos, ni la sombre de lo que eres tú como fotógrafo. Pero creo que con un 28 mm. o un 120 mm. tengo más margen de maniobra que con un 50 mm. con el que realmente no me siento a gusto.
No se trata del objetivo en sí, sino que no me apaño con esa distancia focal, que la veo insatisfactoria para planos generales de personas o para paisajes. Quizá, lo único, primeros planos. En definitiva, no lo monto nunca.

Julio Rodriguez dijo...

Probablemente se debe al hecho de que lo usas en una 7D que si mal no recuerdo tiene un factor de recorte de 1.6 y haciendo que tu objetivo se asemeje a un 80mm que para la fotografía cercana se queda ya un poco largo.

Mi objetivo de cabecera sigue siendo el 35mm. Angular moderado sin llegar a deformar excesivamente en los bordes.