miércoles, 28 de julio de 2010

¡Videojuegos!

De vez en cuando, en las noticias de TV necesitan rellenar espacios para que les cuadre el horario. Y utilizan noticias comodín. De esas que normalmente cubre el becario. Ahí es donde meten la manida noticia de las grandes producciones en las que se han convertido los videojuegos. Y te sueltan eso de: "... con un presupuesto mayor que el de la mayoría de las películas".

Y aunque la noticia sea de relleno hay bastante de cierto en lo que se dice. Y uno de los aspectos en los que redundan esos grandes presupuestos es la banda sonora.

Los videojuegos dejaron atrás los sonidos metálicos, sin polifonía. Y ahora se presentan en flamante Dolby Digital cuando no en DTS.

Y claro el aspecto musical ha mejorado no un poco, sino muchísimo. Se componen piezas sinfónicas que son grabadas con grandes orquestas y hasta con importantes masas corales. Todo ello hace que la sensación de inmersión en los juegos sea aún mayor. La música es capaz de influir en el subconsciente mucho mejor que toda esa información visual a través de la pantalla. Y estoy seguro de que una buena pieza musical pone el nivel de adrenalina más alto que la misma situación en ausencia de ésta.

No puedo decir mucho al respecto. No soy jugador de videojuegos. Ni ahora ni cuando era pequeño a pesar de ser de las primeras generaciones que disfrutaron de ordenador en su adolescencia con el maravilloso ZX Spectrum.

Sin embargo, algunas de esas bandas sonoras son editadas en CD musical. Y algunas de ellas me han llamado la atención lo suficiente como para comprarlas.

Este año, en el Festival de Música de Cine de Úbeda, la presencia de compositores que han trabajado en el terreno del videojuego (pero también en cine y TV) ha sido numerosa. Empezando por el mismísimo presidente de honor, Michael Giacchino, cuyos comienzos tuvieron lugar en este terreno. Pero en esta entrada voy a reparar en dos compositores concretamente Christopher Lennertz  cuya firma ya se deja ver en muchas producciones de cine, y Jamie Christopherson con una amplísimo curriculum en el terreno del videojuego. 

IMG_1030

Christopher Lennertz dirigiendo a la Orquesta Filarmónica de Málaga.

IMG_4756
Durante los ensayos con el Coro Ziryab.
y
durante los ensayos con orquesta y coro
IMG_5030

IMG_0283

IMG_0752

IMG_5497
Durante el concierto.

A propósito de esta foto quería contar algo. Notad por el piano en primer plano que estoy en una posición alta, pero no tanto como para estar sobre la segunda planta del Hospital de Santiago, el lugar de los conciertos. Esta foto la hice sosteniendo a pulso un monopie de dos metros por encima de mi cabeza. Con un objetivo fijo de 35mm f1,4 la velocidad era de 1/160s a 500 ISO, más que suficiente para poder fotografiar sin miedo a la trepidación de la imagen. Sólo es cuestión de preenfocar y tomar la exposición bloqueándola antes de alzar la cámara. Aunque tengo mando a distancia uso el retardo de 10s para aprovechar ese intervalo de tiempo y estabilizarme.  Lo que un amigo definió como Fotografía Zen.

Empleé este método en dos de los conciertos. Y a la finalización de ambos se me acercaba gente a preguntarme cómo disparaba la cámara y si esas fotos salían. Pues sí, si que funciona como podéis ver en la foto. En la entrada del concierto de True Blood hay otra tomada así  que tiene un ligero recorte por uno de los lados para quitar un foco de frente bastante molesto. Ésta de arriba es fotograma completo sin recortar.

Nuestro otro compositor de hoy Jamie Christopherson. Lástima no verlo en concierto con orquesta pero al menos pudimos oirlo en el recital.

IMG_3903

IMG_9507
Intercambiando impresiones con su mujer.

IMG_9725

IMG_4884

4 comentarios:

Elphaba dijo...

Que has escrito Michael Lennertz en el post.

Julio dijo...

Ostras, es que tengo ya un cacao impresionante. Bueno, pero al menos más abajo estaba bien escrito.

Porque Lisbeth Scott no sólo ha visto las fotos si no que se ha leído y traducido el texto. ¡¡¡¡Que me lo ha dicho ella!!!!

Elphaba dijo...

O sea, que se ha enterado de que babeas con ella? XDDD

Julio dijo...

Más o menos...