jueves, 6 de mayo de 2010

Encontrando Retazos de Tiempo

Hace unos meses estaba en la sección de informática de una tienda de Madrid. Mientras escudriñaba las especificaciones técnicas de lo que andaba buscando, una señora de unos 50 años aproximadamente le preguntaba a un dependiente que dónde tenían discos de 3.5". El dependiente, casi aguantando la risa, le dijo que de eso hacía ya tiempo que no tenían.

No hace mucho, haciendo limpieza por mi casa recuperé varios archivadores de estos discos y decidí llevármelos al trabajo para reciclarlos, donde aún usan una aplicación muy primitiva que los emplea.

De vez en cuando hecho mano de uno de esos discos, previo borrado de su contenido. El que borré ayer tenía un par de escaneados de mi primer viaje a Estados Unidos. Era el verano de 1994 y llevaba cuatro años practicando la fotografía con mi inseparable EOS 1000. Hacía muchas diapositivas y aún no había descubierto la magia del blanco y negro.

Si no recuerdo mal esta foto la hice cuando regresaba a Reno desde el Parque Nacional Yosemite. Una parada en la carretera para tomar un tentempié y continuar conduciendo. Una de las cosas que siempre me han impresionado del estado de Nevada es la espectacularidad de sus cielos y sus nubes. Tendría que acudir al archivo para comprobarlo pero es muy probable que esto esté hecho con película diapositiva Kodak Ektachrome.

Lodge

A veces me siento tentado de volver a comprarme un escaner de transparencias. Y es que tengo un archivo de diapositivas y negativos blanco y negro al que ahora mismo no puedo dar uso porque mi anterior escaner Polaroid hace tiempo que quedó obsoleto.

De momento intento encontrar un convertidor de Kodak Photo CD, formato en el que tengo algunas fotos escaneadas de esa época.

Voy avisando de que se avecina la amenaza de publicar por este blog un montón de fotos antiguas. Mis padres acaban de hacer obras en su casa y cuando fui a ayudarles a retirar muebles me encontré con cajas de copias en blanco y negro de las que revelaba en el cuarto de baño en largas sesiones de tardes de sábado.

Avisados estáis.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ALMURABI-MARIBEL dice:
Estaré encantada de ver todo el fondo de armario. Si he de serte sincera disfruto más de tus fotos aquí:
1º) Porque se ven mejor y más grandes (una es miope y se agradece el formato de mayor tamaño)
2º) Porque las comentas.
Un abrazo Julio

Julio dijo...

¡Hola Maribel!

Me alegra leer esto. Y me alegra por algo que ya he dicho alguna vez: hacer una foto es algo más que apretar un botón con un diafragma y una velocidad fijadas. Las fotos son trozos de nuestras vidas congelados por obra y arte de una maquina más simple o más compleja.

Sería muy triste que una fotografía se quedara en meros datos técnicos. De ahí el subtítulo de este blog.

Así que, aunque no hayamos conocidos a través de Flickr, o mejor dicho, de nuestro amigo común: Ángel, bienvenida a este blog.

Flickr me gusta porque puedo dar rienda suelta a mi vicio de ver fotos sin parar, aliviando mi gasto en libros de fotógrafos. Y sobre todo descubriendo los genios anónimos que rondan por este portal (un día tengo que dedicarles una entrada a mis favoritos). Pero lo que no me gusta de Flickr es que muy pocos usuarios se extienden hablando de fotografía.

Antes de ayer hablaba con un viejo amigo delante de un café (nos conocimos en 1º de EGB) y comentaba que cada vez cuesta más trabajo encontrar sitios en internet donde se hable de fotografía y no de tecnología. No es que haya menos. Es que simplemente cuesta encontrarlos entre la enorme cantidad de sitios tecnófilos.

Los foros están dominados por la tecnofilia. Se generan largos hilos de discusión sobre si tal cámara incorporará tal o cual función o sobre los rumores del próximo modelo en el mercado. Eso está bien, es necesario. Yo mismo recurro a estos foros cuando estoy a punto de comprarme un nuevo cachivache. Pero una vez comprado ese cachivache me olvido de ello y me entristece ver que este tipo de contenidos ensombrezca una buena discusión sobre FOTOGRAFÍA.

En una de las primeras entradas de este blog hacía alusión a unas declaraciones de Michael Reichmann, padre de la reputada web The Luminous Landscape que afirmaba que mientras la reseña de una nueva cámara puntera podía alcanzar las 50.000 visitas su artículo de la entonces reciente muerte de Cartier-Bresson sólo llegó a las 2.000.

Sin duda, un dato así es sintomático de todo esto que comento.

En fin, iba a escribir unas líneas de agradecimiento y mira por donde voy ya. Sin duda la copa de vino de la cena me ha hecho efecto :-D