domingo, 18 de abril de 2010

The Valencia Connection

Este último mes ha sido tan intenso fotográficamente que he acumulado en el plazo de tres semanas un buen montón de material que quería poner en el blog. Y con eso de darle preferencia a las fotos de ópera y ballet, por aquello de la rabiosa actualidad, he ido postergando este paseo por Valencia a excepción de la panorámica que publiqué hace una semana.

No me planteé este viaje en plan fotográfico. Me lo planteé en plan "cuatro días compartiendo frikeces con los amigos". Pensaba llevarme la cámara con el 35mm fijo para hacer las fotos que surgieran por el camino durante los paseos por la ciudad en el misma forma que en otros viajes. Pero el hecho de que surgiera la posibilidad de hacer la panorámica que mostré hace unos días, hizo que cambiase el fijo por dos zooms, aunque el 70-200 se quedó bajo techo la mayor parte del tiempo.

Tengo la suerte de tener a estos amigos, unos apasionados de la música, desde 1998. Cuando nos conocimos en persona en un concierto de Jerry Goldsmith después de intercambiar muchos mensajes en la primera lista de correos sobre música de cine que existió en España: Listasonora.

Así que durante estos días, las conversaciones en tono friki han tenido lugar en torno a un buen arroz, paseos por la ciudad y audiciones de rarezas discográficas en casa de unos y otros. Y en medio de estos placeres mundanos he hecho algunas fotos, e incluso algunos vídeos por eso de ver las nuevas funciones incluidas en la 5D Mark II a través de la actualización de firmware.

No visitaba la ciudad desde hace muchos años, así que me he encontrado una Valencia sorprendente. Ya no sólo por la espectacular Ciudad de las Artes y las Ciencias, excepto por lo leído y visto en TV, totalmente desconocida para mi hasta este momento. Nido de fotógrafos con y sin trípode. Lo cual me da mucho respeto porque este lugar genera tanto material fotográfico que encontrar un ángulo nuevo es realmente dificil. Así que aunque hice muchas fotos voy a mostrar muy poquitas para no aburrir con más de lo mismo.
IMG_2053
IMG_2089
IMG_2155
Me habría gustado hacer algunas fotos a la hora de la caída del sol. Cuando el cielo aún no se ha hecho negro. La segunda vez que volví por la Ciudad de las Artes era ya demasiado de noche. Pero siendo positivos ¡así tengo una excusa para volver!.

Pero no sólo la ciudad. Me da en la nariz que La Albufera, en un día con nubes bajas, debe ser espectacular.
IMG_2422
Mi última estancia en la ciudad fue fugaz. Estuve dos días para asístir a un concierto. Que raro, ¿verdad?. Entre la lejanía en el tiempo y lo efímero de la estancia ya no me acordaba de nada.

Aprovechando que tenía guías nativos, como los fotógrafos de National Geographic, ¡oiga!, pude conocer mejor la parte histórica de la ciudad.
IMG_2586
IMG_2747
IMG_2611
Una exposición con los Gigantes y Cabezudos que forman parte de la procesión del Corpus Christi
IMG_2594
En eso que estábamos viendo la Lonja de la Seda y se me abrieron los ojos como platos cuando vi el Mercado Central que estaba enfrente. Los habituales ya sabéis de mi afición a los mercados.
IMG_2667
IMG_2674
IMG_2660
El punto final fue inesperado. Los niños de mi generación no se divídían entre los que juegan a la PS3 y los que lo hacen a la XBox. Los dos grandes grupos eran Scalextrix o Ibertren. Y yo era del segundo. Lo que quiere decir que los trenes me resultan bastante atractivos. Cuando voy al centro comercial Plaza de Armas, una de las dos antiguas estaciones de ferrocarril de Sevilla, siempre vienen a mi memoria los momentos en que acudía a ese lugar a recibir a mi abuela, procedente de Barcelona. Plaza de Armas mantiene hoy en día la estética de la antigua estación pero en lugar de andenes hay... tiendas. Y además no se puede hacer fotos, una de las prohibiciones tontas tan habituales hoy en día.

Pues resulta que la Estación del Nord de Valencia es muy parecida, con la ventaja de que sigue siendo estación. Y además preciosa. Sólo hay que echarle un vistazo a su vestíbulo.
IMG_2686
IMG_2695
Y para terminar aquí dejo otra panorámica que ni me acordaba de que la había hecho. No es tan espectacular como la primera pero es que el mediodía no es precisamente la hora más indicada para hacer fotos. Otra excusa como otra cualquiera para volver. En esta ocasión se trata de cuatro fotografías horizontales.

Todo esto se resume en pocas palabras: cuatro días memorables. En todos los aspectos. Y todo ello gracias a mis guías nativos, en orden de aparición (como en el cine): Vicky, Javier, Paco, Cris y Manolo. Gracias de corazón.


6 comentarios:

bigdani dijo...

Anda que no habrás disfrutado en la ciudad de las artes y las ciencias, el paraíso del fotógrafo, y tú allí con tu ojo clínico...

Muy buenas las fotos, como siempre.

Julio dijo...

Se disfrutó. Puedo decir que sí. Pero tengo que volver a horas de fotógrafo. A exprimir. Este fue un paseo en "modo turista".

Sergio Arán dijo...

Lo que de verdad me da envidia es la cantidad de frikadas que deben haber oído y comentado... "Mira esta, corte 17, segundo 2:24..."

Julio dijo...

No te puedes imaginar. Han sido unas sesiones en plan "For Your Ears Only". Habrías disfrutado como un enano.

Javi dijo...

Un Placer.

ALLWebber dijo...

Como dice el refrán: Dos más dos, son mucho más que 4, nada menos que 22. Yo de ti volvería. Da la sensación de que se te han quedado cosas en el tintero y las asignaturas pendientes hay que aprobarlas cuanto antes.... Luego siempre puedes ir a mejorar nota.