viernes, 26 de marzo de 2010

La Trastienda de Turandot

Hace 21 años que hago fotos. Diez desde que me centré en la música como temática sin abandonar otros temas. He tenido varias ocasiones de fotografiar el "detrás de la escena", eso que los anglosajones llaman el backstage en el mundo del teatro y la música, o el behind the scenes del cine.

Sin embargo, la noche del 23 de marzo fue especial. Era la primera vez que hacía un "detrás de..." en el Teatro Maestranza, el teatro de mi ciudad, que por circunstancias no había tenido ocasión de hacer hasta ahora.

La ocasión era perfecta: Puccini... ¿necesito decir más?. No creo. Sobre todo si habéis leído la otra entrada sobre Turandot.

Antes de empezar a contar y plantar fotos tengo que mencionar algo: mi agradecimiento a todo el teatro. Empezando por Rocío Castro, su jefa de prensa, y continuando con todas las personas y departamentos que fui fotografiando: maquillaje y peluquería, sastrería, figurantes, atrezzistas, regidores y muy especialmente al Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza. Y por supuesto a los divos.

Empecé a hacer fotos una hora y media antes del comienzo de la representación. Y continué hasta las 12 aproximadamente, momento en que finalizó. El tiempo pasó como una exhalación. No suelo llevar reloj encima y me encanta olvidar la presión del tiempo aunque alguna vez esta manía me ha jugado alguna pasada.

¿Y cual fue la sensación durante todo ese tiempo? La de contemplar una máquina totalmente ajustada y engrasada, donde todo funciona milimétricamente, pero al mismo tiempo percibes que todo el mundo está relajado, lejos de la tensión que uno presupone debe ser el llevar a buen fin un espectáculo complejo de tres horas de duración. Así lo percibí. Eso, o es que todos están perfectamente entrenados para ocultar dicha tensión (quiero pensar que el día del estreno debe ser bastante diferente por lo que ello implica). No esperaba ver a un tenor gastando bromas entre bastidores por poner un ejemplo. Eso sí, instantes antes del momento decisivo de cada intervención todos, de alguna manera, entran en trance. ¿Cómo es posible que el fotógrafo estuviera más nervioso por perder la foto?

He entrado en bastantes camerinos pero confieso que aun me da respeto entrar en algunos. Siempre se lee sobre las excentricidades o las manías de las grandes estrellas. Pero Janice Baird fue un encanto cuando le pedí hacer algunas fotos en su camerino.

IMG_1899

IMG_1894

IMG_1716
Turandot se dirige al escenario para hacer su primera entrada.


Pero Marco Berti me hizo creer en un par de momentos que no podía tomarle fotos. Nada más lejos de la realidad como se puede apreciar. Pero sus ganas de broma y mi desconocimiento de la lengua italiana me hacían imposible saber si me hablaba en serio o en broma.

Calaf & Turandot

Desde el patio de butacas la percepción e inmersión en la historia puede ser total. Cuando se gira brúscamente el ángulo de observación de repente aparece toda la parafernalia real que hace creíble una historia imaginada.

IMG_1474
Turandot bajo la atenta mirada del regidor que sigue la acción a pie de partitura Turandot


Pero la realidad de esta historia comienza unas dos horas antes. Cuando gran parte del reparto comienza a ponerse en marcha ayudados por una tropa invisible que el espectador no ve, pero intuye porque sabe de su existencia. En diversos talleres de sastrería, maquillaje y peluquería se ponen manos a la obra. Y en el caso de los personajes principales estos trabajos tienen lugar en los camerinos.

IMG_1110

IMG_1749

IMG_1765

IMG_1637

IMG_1069

IMG_1793

IMG_1487

IMG_1534

IMG_1803

IMG_1498

IMG_1607

Entre una aparición en el escenario y otra puede pasar mucho tiempo dependiendo del personaje. Las óperas no son espectáculos cortos. Se ve que eso de alargar las vocales hace que los diálogos cundan mucho. Por otra parte, el hecho de que Turandot tenga un coro numeroso implica que las sesiones de maquillaje tengan lugar mucho antes de que comience la representación. Así que muchos se procuran formas de amenizar las esperas.

IMG_1168

IMG_1531

Al igual que un deportista calienta y hace estiramientos antes de rendir al máximo, los cantantes necesitan hacer lo propio con sus voces. El coro se reúne en una sala de ensayos para hacer vocalizaciones bajo las instrucciones de su director Julio Gergely.

IMG_1262

IMG_1256

IMG_1708
Los niños de La Escolanía de Los Palacios aguardan para su entrada en escena


Esta ópera contaba con la actuación de tres acróbatas cuya mayor exhibición tenía lugar al comienzo del segundo acto.

IMG_1678

IMG_1856

IMG_1625

IMG_1839


En medio de todo esto hay unas personas discretas, vestidas de negro, que se encargan de cambiar decorados, apretar un tornillo aquí y una tuerca allá.

IMG_2041

Y a estas altura de la entrada alguien estará diciendo, ¿y de los músicos qué?. No, no me he olvidado. Protagonistas esenciales que excepto por el sonido pasan desapercibidos en la intimidad del foso, sólo percetibles por el busto del director de orquesta que sobresale en el horizonte.

IMG_1606
Pedro Halfter, director artistico del Teatro Maesranza dialoga con Janice Baird.
No me negaréis que el lenguaje corporal les delata profesionalmente. 

IMG_1608

Los músicos también necesitan calentar, ensayar fragmentos o conversar con los compañeros mientras llega la hora de comenzar.

IMG_1192

IMG_1220

IMG_1583

En varios momentos el coro y la escolanía suenan fuera de escena así como una pequeña sección de metales dirigida por Santiago Serrate. Las condiciones de luz no son precisamente idóneas para tomar fotos cámara en mano sin flash.

IMG_1928

IMG_1454

IMG_1489

IMG_1429

Y todo esto hace posible que sentados en nuestra butaca vivamos la historia y las emociones de una princesa exótica y un pelín exigente que se las hacía pasar canutas a sus pretendientes.

IMG_1427

No solemos imaginar que detrás del escenario haya tanto movimiento. Pero doy fe de que así es. Una noche en la ópera tan emocionante como hacía tiempo no recordaba. Porque no canto ni toco un instrumento pero por unas horas me sentí más partícipe que de costumbre.

Esta noche tendrá la última representación y todo habrá sido un sueño. Sólo las fotos me harán pensar que no fue así.



  • PD: Por cierto. Este blog versaba sobre no sé qué de fotografía. Lo cierto es que a día de hoy hay bastantes más webs sobre música enlazadas a esta página que de fotografía. Así que para no dejar de cumplir... usé una Canon 5D Mark II, una 5D clásica, un 35mm f1,4, un 50mm f1,4 y un zoom 24-70mm f2.8.  Muuuuuuchas tarjetas y muchas horas editando y procesando en el ordenador. ¿hace falta decir más?



14 comentarios:

Antonio de la Mano dijo...

DIOS!!!!! QUÉ FOTAZAS!!!!!!!!
Enhorabuena Julio

Sergio Arán dijo...

Bueno, me he quedado como un tonto subiendo y bajando la página. Tus fotos están siempre entre muy, muy buenas y puñeteras obras maestras. En esta página, todos son obras maestras.
Te estás saliendo, amigo mío. ¿Conoce Halfter esta página?
Intento pensar, como siempre, cuál de estas fotos me dice más cosas... pero tío, a veces no se puede escoger. Un trabajo brillante.

Julio dijo...

Gracias a ambos.

Sergio me alegra que te guste, más aún sabiendo que conoces este mundillo por dentro, y no sabía hasta que punto. No sé si Halfter conoce la página pero sé que gente cercana a él la ha visto, al menos las fotos de los ensayos, y me dijeron que les había encantado. Así me lo dijo la jefa de prensa.

Lo que me encantaría hacer es un trabajo desde la verdadera génesis. Desde el momento en que alguien trazó sobre el papel los primeros bocetos de escenografía o vestuario, pasando por los carpinteros construyendo el escenario o los ensayos con ropa de calle.. Sería un trabajo a largo plazo teniendo en cuenta lo que significa hacer una producción de este tipo que se gesta durante tanto tiempo. Pero sería un proyecto apasionante.

He visto un trabajo parecido en un ballet pero en el que se notaba demasiado la mano de varios fotógrafos en las diferentes etapas, con lo que la estética no era homogénea.

Durante estas dos semanas en las que he estado tres días en el teatro para fotografiar los dos ensayos generales y el "detrás de", he recuperado de las estanterías el doble de CD con Zubin Mehta, Sutherland, Pavarotti y Caballé (tenía los MP3 en el ordenador pero me apetecía la pureza del sonido sin comprimir) y no he parado de escucharlo, sobre todo durante el tiempo de edición de las fotos en el ordenador. Los vecinos tienen que estar contentos conmigo.

Sergio Arán dijo...

Hombre, en realidad ese proyecto quedaría muchísimo mejor con tu cámara de fotos grabando imágenes. Un documental de todo el proceso, sin voz en off, con las imágenes contandolo todo y sonido directo. No sólo sería un gran cambio de rutina sino que te meterías en temas de edición.
Yo tengo algo parecido en la cabeza desde hace unos años, pero no tengo, ni de lejos, tu talento.

Julio dijo...

Sería algo magnífico. Estuve tentado de grabar algunos clips con la 5D Mark II aunque sólo fueran para perpetuar la experiencia para mi sólo. Pero me dije "quien mucho abarca poco aprieta", "o fotos o vídeo". Y menos mal que lo hice porque me quedé justito de tarjetas. Si llego a grabar algún clip no me entran fotos del final.

Sergio, no lo digo en broma. Algún día deberíamos hacer un proyecto juntos.

Anónimo dijo...

Verdaderas obras maestras, Enhorabuena Julio, me has sorprendodo muy gratamente.Reyes Folch (maquilladora de Turandot)

Miguel Domínguez (calrinete solista de la ROSS) dijo...

Hola Julio. Enhorabuena, unas fotos magníficas. Me gusta mucho la fotografía y hago mis pinitos con mi reflex digital. Algún día sacaré tiempo para hacer un curso en condiciones. Me gusta especialmente tu trabajo, no sólo por la calidad de las fotos, sino por lo que supone para los que formamos parte de una producción como esta. Es una excelente ocasión para compartir con nuestra familia y amigos lo que hay detrás y de mostrarles el lugar donde estamos durante tantas horas en las que no estamos con ellos. Me ha hecho mucha ilusión poder hacerlo.

Gracias, y enhorabuena de nuevo.
Miguel

Julio dijo...

Gracias a todos lo que me estáis enviando mensajes por este reportaje, ya sea a través de los comentarios del blog o a través del correo electrónico. Es mi mejor recompensa. Normalmente tengo la sensación de intruso cuando estoy fotografiando a personas durante su quehacer, y esta vez fue una de las pocas veces que no la tuve.

Los que me conocen saben que no soy nada chauvinista. Si halago esta producción es porque lo merece.

Por otra parte siempre he profesado admiración por la ROSS (y echo de menos que no existan más grabaciones con ella) Y lo digo yo que puedo presumir de haber visto en directo a las más reputadas orquestas.

La enhorabuena a vosotros.

FLV-M dijo...

Jodeeeeeeeeeeer, pedazo de fotos. Ufff.

Juan José Roldán dijo...

Enhorabuena. Tengo dos amigos que son realmente buenos con la fotografía y presumo por ello estar familiarizado con el tema, por eso creo poder decir que tus fotos son realmente magníficas

Eduardo Carrera dijo...

Julio, es un trabajo magnífico. Sólo quiero darte las gracias por tus palabras cariñosas hacia el coro.
Un fuerte abrazo

Julio dijo...

Gracias a todos de nuevo.

Eduardo, las palabras sólo reflejan el agradecimiento por vuestro trato. Ya no sólo en el teatro sino a través de estos comentarios y del correo electrónico.

Un abrazo.

Josep Vilalta dijo...

Julio amigo, me quito una y otra vez el sombrero por tu trabajo. Eres un profesional como la copa de un pino. La calidad de tus fotografías es tremenda y sé perfectamente lo detallista hasta el extremo que eres para seleccionarlas y el "dedo flojo" que tienes al disparar, así que sólo puedo decir que me enorgullece poder contarte entre mis amigos personales. Tu trabajo hace que me enorgullezca.
Muchas gracias por deleitarnos con tus imágenes y comentarios, porque realmente tienen un mérito impresionate. Y publicar un blog como este mucho más, porque requiere mucho genio, pasión y esfuerzo. Y tú tienes las tres cosas.
Tu amigo Josep.

Julio dijo...

Ja, ja, ja... tú me quieres demasiado como amigo.

No, en serio... gracias de corazón.

Tu amigo Julio.