domingo, 6 de septiembre de 2009

Cinco Días en Nueva York (I) - De Nuevo Cruzando el Charco

Hace unos días que ya seleccioné las fotos que quería publicar en esta entrada. Pero hasta hoy he estado dándole vueltas al texto que quería que acompañase a estas fotos luchando por encontrar el equilibrio entre lo mínimamente interesante sin llegar a lo extensamente aburrido.

Como siempre que pongo un pie más allá de los límites de la provincia de Sevilla lo registro todo en mi cabeza a veces con demasiados detalles, nada relevantes excepto para mí.

Eso es lo que hace que en 2004 durante 8 días por el Camino de Santiago acabase escribiendo más de 50 páginas en el pequeño cuaderno que llevaba y que es el que podéis ver en la cabecera de este blog junto a una vieja cámara Yashica.

Normalmente gozo de buena memoria y sólo apunto nombres de lugares y detalles sueltos con el fin de recordarlos y poderlos ordenar cronológicamente.

Pero la experiencia de ese viaje fue demasiado bonita y sustanciosa como para no apuntar algo más que nombres.

No diré que viajar a Nueva York sea una peregrinación. Bueno, estoy seguro que más de uno diría sin titubear que sí. Y de hecho muchos de los visitantes mantienen una conducta parecida a la de un peregrino sólo que con un credo bastante diferente yendo de lugar en lugar tratando de ver todos esos sitios que han visto en el cine como si se tratara de una promesa.

Hacía nueve años de mi primera visita a Nueva York y ocho desde mi última estancia en EE.UU. Una vez oí decir al director de cine español José Luis Garci que la primera vez que estuvo en Nueva York se dijo a si mismo "yo ya he estado aquí". Y creo que se ajusta a la realidad de los que hemos vivido muchas anécdotas en esa ciudad a través de la magia del cine sin movernos un sólo kilómetro más allá de los límites de nuestra ciudad.

New York, August 2009

Ninguna ciudad como La Gran Manzana ha sido capaz de impregnar su caracter tantas veces y tan bien a las películas que en ella tienen lugar llegando a convertirse en un personaje más.

Todo el mundo sabe a qué edificio se subió King Kong, delante de qué joyería desayunaba Holly, en qué parque se enamoraron Harry y Sally y sobre todo... donde tienen lugar las mejores películas de Woody Allen.

New York, August 2009

La intención era ver poco pero bien. Y procurar a toda costa ver de una manera diferente lo que ya había visto. Era muy tentador volver al puente de Brooklyn al atardecer para volver a repetir la foto de hace nueve años. Pero quise evitar caer en ello. Que el cielo estuviese nublado no lo escogí voluntariamente por motivos obvios, pero que queréis que os diga: los días nublados también tienen sus derechos.

New York, August 2009

Tardé mucho en llegar. El avión se retrasó una hora ya aterrizado en pista por culpa de una tormenta. El control de aduanas es pesado y largo. Y además había atasco en la autopista de camino a Manhattan. De una teórica llegada al centro de Nueva York a las 8 de la tarde me planté en el hotel a las 10 de la noche bien pasadas (4 de la mañana para mi reloj biológico). Por el camino mientras arrastraba la puñetera Sansonite en el trayecto de 10 minutos a pie hasta el hotel desde el autobús del aeropuerto JFK, iba pensando en la almohada. Lo hacía... hasta que atravesé Times Square de esta manera.

New York, August 2009

No lo pude evitar. Se me olvidaron las 8 horas de vuelo, las esperas, las aduanas... las 16 horas que habían pasado desde que salí de casa al aeropuerto de Sevilla, (no hay vuelos directos desde Sevilla y de ahí el número de horas). Subí el equipaje a mi habitación, me refresqué la cara y salí corriendo con la cámara como si existiera el peligro de que aquella excitación callejera fuera a desaparecer de un momento a otro. Nada más lejos de la realidad. De hecho volví a tomar fotos dos noches más con diferentes objetivos un rato antes de regresar para dormir, como a modo de postre tras la cena.

New York, August 2009

New York, August 2009

New York, August 2009

New York, August 2009

La actividad teatral se concentra alrededor de Times Square, Broadway y la Calle 42. Así que los luminosos de los teatros están por todas partes haciendo de reclamo efectivo. Una visita bien realizada debe incluir siempre un espectáculo musical... al menos (en mi última visita a Londres con este objetivo vi tres en un solo fin de semana). Tuve el placer de disfrutar de la nueva producción de West Side Story de mi admirado Leonard Bernstein. No sabría decir ahora mismo las numerosas versiones que tengo de esta fantástica obra: orquestales, cantadas, versión jazz latino, la de la película... Ni que decir tiene que salí del teatro con ganas de volverla a ver.

Lo que sucedió a partir de esa noche durante los cinco días de Nueva York da para escribir mucho, no por la cantidad de fotos sino por las sensaciones. Muchas horas caminando y observando el pulso de una ciudad hiperactiva.

Notas:
  • Si llegado a este punto no te has aburrido y te atreves con las seis entradas restantes te recomiendo que cargues esta lista de reproducción si tienes una cuenta de Spotify. Ésta es la música que sonaba en mi iPod mental mientras paseaba por Nueva York.
  • Como habréis podido ver las entradas están llenas de enlaces a las webs oficiales de los lugares que menciono.
  • En el caso de los títulos de películas los enlaces llevan a fragmentos de las mismas que más o menos contienen la escena que menciono según he podido encontrar en Youtube.

4 comentarios:

Sergio Arán dijo...

¡Que ojo tienes! La primera foto de Times Square, por lo que cuentas de ir con la maleta y todo eso, pone los pelos de punta.

Sergio dijo...

Chico, has dado en el clavo. Erase una vez en America es mi pelicula.

Tus fotos, como siempre, insuperables!

Luiso dijo...

Plas plas plas... Acabo de aterrizar en tu blog desde el foro de Puromac
he podido ver las fotos de NY y te felicito. Por las fotos y por el texto.
Concreto, ameno, interesante todo.
Me alegro de haber coincidido
Felicidades por tu trabajo
Luiso

Julio dijo...

Gracias, me alegro que te guste. A las entradas dedicadas a Nnueva York les puse mucho cariño porque fue un viajes que hice muy ilusionado después de varios años sin viajar por USA.

Un saludo.