miércoles, 26 de abril de 2006

Satisfacciones

La Belle Hace dos días me encontré una grata sorpresa al volver a casa del trabajo. Un paquete postal que al principio creí uno de los numerosos pedidos que suelo hacer por Internet de CDs musicales: mi droga.

Hasta que al ver el remite procedente de Mónaco caí instantáneamente en la cuenta de que era el tan esperado DVD de Les Ballets de Monte-Carlo. Y explico lo de esperado.

En enero del año pasado tuve el placer de asistir dos veces a la representación del ballet La Belle con música de Tchaikovski interpretado por Les Ballets de Monte-Carlo. La primera vez lo hice como fotógrafo en el ensayo general y la segunda como espectador en la representación final.

Ni que decir tiene que disfrute como un niño. En algún post anterior ya expliqué que la pasión por la música es con diferencia la que más me mueve.

La otra parte buena de todo aquello es que el número de fotografías válidas que obtuve en aquella ocasión fue muy superior a la media de otros ensayos generales. Algo que no tiene demasiado mérito pues en un ballet cada pose es una fotografía.



Cinco meses más tarde tuve una gran sorpresa: El ballet de Montecarlo se puso en contacto conmigo mediante mail. Habían visto las fotos en mi web y estaban sopesando la posibilidad de usar una de ellas junto con otras fotos de otros fotógrafos para la portada del DVD de la obra. Querían hablar de precios y condiciones para saber si la podían tener en cuenta de cara a la selección final. Ya podéis imaginaros mi alegría. El sólo hecho de que se fijaran en mi trabajo ya supuso un triunfo aunque finalmente no se quedaran con la foto.



Finalmente la seleccionaron. La alegría fue total. Una vez hecho el contrato y enviado un archivo de alta resolución me mandaron al poco tiempo un PDF con el diseño final de la portada.



Hace dos días recibí una copia del DVD. ¿Os imagináis esa escena que hemos visto en tantas películas en la que un escritor novel recibe un paquete con la primera edición de su primer libro, lo abre y lo pasea por sus manos como si de una joya se tratara? Pues ése era yo hace dos días. No es la primera vez que publico una foto pero desde luego nunca a esta escala.



Y por si fuera poco ahora puedo volver a ver aquella representación de la que tanto disfruté en TV, que nunca será lo mismo que verlo en vivo, pero que no me canso de ver.

Ésta es la última de las satisfacciones que la fotografía me ha brindado. Espero que no sea la última...

Si queréis ver más fotografías de este ballet podéis hacerlo en la galería Les Ballets de Monte-Carlo en www.julio-rodriguez.net.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que es un placer tener un artista en la familia, enhorabuena, y sigue trabajando para poder seguir deleitandonos a todos.
Un beso, Marichu

Anónimo dijo...

Enhotabuena Julio!!, las fotos son fantásticas como siempre. Aunque con un poco de retraso he logrado entrar a verlas.
Imagino que la sensación de ver esa carátula ha debido ser tremenda. Pues vete preparando porque con la calidad que atesora todo tu trabajo estoy seguro que no tardaremos demasiado en ver otros muchos trabajos tuyos por ahí.
Sigue currando y maravillandonos con tus fotografías.
GRACIAS

Víctor (el funcionario...jejeje)